El Ad-Blocking: efectos en la inversión publicitaria y posibles soluciones

La publicidad en Internet ha supuesto una revolución en los últimos años, pero ha aparecido un enemigo que está haciendo peligrar la inversión publicitaria digital. Hablamos del temido Ad-Blocking.

Los ad-blockers o bloqueadores de anuncios son un tipo de software o hardware que se encarga de eliminar los anuncios de una página web. La idea de estos programas es bloquear la publicidad molesta, no transparente, engañosa, agresiva y que interrumpe y distorsiona las páginas que la contienen.

Los pop-ups, los pop-unders, los extensibles y los sonidos y vídeos preactivados han agotado la paciencia de los usuarios que han empezado a instalar este tipo de programas. La mayoría de las instalaciones (el 90%) se producen en los desktop, pero en dispositivos móviles está aumentando cada vez más, ya que los usuarios consideran los pop-ups en móviles hasta casi 4 veces más intrusivos que los spots en televisión.

Para los internautas la aparición de los ad-blockers ha supuesto una suerte de revolución liberadora, pero para el sector publicitario es una amenaza realmente preocupante, ya que se ha extendido su uso porque los usuarios consideran la publicidad online demasiado intrusiva y les provoca cierto rechazo.

Los efectos del Ad-Blocking en cifras

Según un estudio llevado a cabo en EEUU el uso de ad-blockers supondrá pérdidas de hasta 3.900 millones de dólares en los ingresos generados por la publicidad display en 2016. Además, se estiman pérdidas de 39.000 millones a nivel mundial en los próximos 5 años.

En 2015 fueron bloqueadas un 11,7% de las impresiones publicitarias en EEUU y se estima que en 2020 se bloqueen hasta un 36,6%.

En España 1 de cada 4 usuarios tienen instalado un bloqueador de publicidad, pero el 89% de internautas no instalarían un ad-blocker si se le diera la opción de omitir o cerrar el anuncio, si la publicidad no tapara contenido y no consumiera datos.

Soluciones para acabar con el Ad-Blocking

El aumento de instalaciones de ad-blockers ha supuesto un desafío para agencias de publicidad, medios de comunicación y anunciantes, que tienen que ingeniárselas para acabar con este incremento.

Algunas soluciones llevadas a cabo han sido el uso del branded content, es decir, artículos que mezclan publicidad con contenido de manera más o menos transparente y no intrusiva. Otros, como Forbes o Yahoo, directamente impiden el acceso a los usuarios que tienen instalada una extensión de ad-blocking.

Pero la solución más eficaz debe ser la de no acosar al internauta sino atraerlo de manera respetuosa, mediante la innovación y anuncios más atractivos que no generen rechazo.

Los ad-blockers han venido para quedarse y la industria de la publicidad, la cual financia a los medios de comunicación, activa e impulsa el consumo y da empleo a más de 100.000 personas, debe hacer algo rápido para hacer frente la pérdida de inversión que provocan estos bloqueadores de anuncios.