Cómo mejorar el SEO de tus artículos

Cuando escribimos un artículo a todos nos gustaría que llegara al máximo de gente posible, que fuese muy compartido en redes sociales y que la gente se encontrara con él navegando por Internet el mayor número de veces posible. Una de las formas más importantes de conseguir que tus artículos sean leídos es consiguiendo que aparezcan en buena posición de las búsquedas de Google, porque cuando buscamos algo pocas veces vamos más allá de la segunda página ¿verdad? Esto que puede parecer baladí para algunas personas ha creado toda una ciencia y una profesión en torno a ello: el SEO, que son las siglas de “Search Engine Optimization” o dicho en la lengua de Cervantes “Optimización del posicionamiento en buscadores”.

Para conseguir que tus artículos tengan un buen SEO hay que tener en cuenta muchas cosas que van desde el nombre de tu sitio hasta la velocidad a la que se carga. En este artículo sin embargo nos centraremos en cómo deben ser tus artículos para posicionarse mejor en Google, dejando de lado los aspectos técnicos que rodean al sitio web, aunque alguno lo trataremos ligeramente.

Empezamos por lo técnico (pero poco)

En primer lugar nuestro sitio web debe permitirnos modificar la descripción de nuestro sitio, el título y lo tags. La mejor forma de asegurarse de ello en WordPress es con plugins, en concreto con plugins como el All in one SEO o SEO by Yoast. Con estos plugins nos aparecerá un cuadro bajo el panel de redacción de nuestro artículo, en el que podremos mejorar estos datos como podemos ver en la imagen a continuación:

mejorar-seo-articulos

Además, como podéis ver, este apartado tiene un apartado “social” en que podremos modificar las descripciones y título de la entrada en Facebook y Twitter al compartirse. Con estos plugins mejoraremos mucho el posicionamiento de nuestros artículos, pero estos plugins por sí solos no van a poder conseguir que nuestros artículos aparezcan en buena posición cuando buscamos en Google ¿qué otras cosas debemos hacer? (y ahora sí dejamos todo el apartado técnico, aunque hay más cosas que hay que tener en cuenta, pero que no tienen una solución tan fácil)

Si quieres que Google te lea ¡dale que leer!

Ponte en la posición del buscador de Google. Él quiere que los usuarios encuentren la información que quieren en base a las pocas palabras que escribimos en el buscador, para ello tiene que registrar millones de páginas web y evaluar cuáles son las mejores para mostrarlas al usuario. Para decidir cuáles son las mejores, uno de los criterios que Google sigue es: si tiene más palabras será mejor ¿no? porque hay más contenido sobre esa cuestión.

Este criterio puede ser mejor o peor, pero lo cierto es que es uno de los criterios que Google sigue a la hora de posicionar los contenidos. Dicho esto, lo recomendable es que nuestros artículos superen las 400 palabras. Puedes encontrar otros artículos que digan que son menos palabras, pero lo cierto es que el número de palabras recomendadas ha ido aumentando año a año.

Por otro lado, Google lee este contenido y se asegura que está relacionado con lo que el usuario busca, así que debemos asegurarnos de ser muy explícitos con el contenido que tratamos. Mencionando y repitiendo las palabras que consideremos clave de nuestro contenido. A esto se le llama “densidad de palabras clave” y antes era muy importante para posicionar los artículos en Google, pero cada vez tiene menos, porque mucha gente al darse cuenta de esto hizo un uso abusivo de las palabras clave para posicionar sus artículos.

Etiquetas H2

etiquetas-h1-h2

Con las opciones de título damos a unas palabras las etiquetas H1, H2, etc.

Esto no es técnico, de verdad. Cuando escribimos un artículo hay palabras que quedan destacadas de una forma u otra. Una forma habitual de destacar estas palabras es usando un estilo de texto tipo “título”. El título 1 no debemos usarlo, porque la etiqueta H1 es normalmente usada por el título que tiene nuestro artículo, pero el “título 2” puede ser usado por cada uno de los epígrafes que tenga nuestro artículo, dándoles a los mismos la etiqueta H2. Por ejemplo, en este artículo los estamos usando para cada uno de los apartados con recomendaciones para mejorar el SEO de tus artículos.

Como podéis ver en la imagen existen hasta 6 tipos de títulos que se ajustan a otras tantas etiquetas “H”, sin embargo al final las más útiles son las etiquetas H2 y H3 correspondientes al título 2 y título 3.

Estas etiquetas ayudan a Google a jerarquizar todo el contenido de nuestro artículo. Sabiendo así que temas tratas y que consideras más importante. Por eso es importante usarlas y hacerle el trabajo fácil a Google de saber de qué trata nuestro texto.

Si quieres destacar alguna parte en el interior de un párrafo puedes hacerlo mediante el uso de la negrita, si bien su importancia no es tanta como la de las etiquetas H, sí es cierto que aporta cierto grado de jerarquía y además de cara al usuario ayuda a destacar una determinada parte del contenido de un artículo.

 

Usa Imágenes… ¡y dile a Google que hay en ellas!

Otro dato importante para que Google sepa que lo que has escrito tiene calidad es que contenga imágenes ¿por qué? Pues bien, si un artículo tiene imágenes es mejor a que no las tenga ¿verdad? Ahora bien ¿cómo sabe Google que tu artículo sobre posicionamiento en buscadores no está ilustrado por una imagen de Bob Esponja, que no aporta nada al contenido del artículo?

 

nombre-descripcion-alt-imagenes-seoPues bien, para que Google sepa que tus imágenes tratan del mismo tema que tu artículo debes hacer una cosa: ponerles un nombre acorde con el contenido del artículo ¿y algo más? Pues sí, un texto alternativo acorde y una descripción acorde con el contenido del artículo. Esto como podéis ver en la imagen de la izquierda lo podéis modificar al subir la imagen o en el cuadro de detalles de la misma. A través de la etiqueta de título, texto alternativo y descripción podremos orientar a Google para que pueda “leer” lo que hay en nuestra imagen.

Además también es importante que el nombre de la imagen esté acorde a su contenido y no sea tipo “IMG-9477” o “Captura-2015-3-tropocientasmilcosasmas”, porque esta información también le ayuda a Google a saber qué hay en nuestra imagen y además forma parte de la URL.

Sin embargo, Google tiene que ver que esa imagen está rodeada de texto relacionado con aquellas palabras que le dan nombre o forman parte de su descripción o texto alternativo (también conocido como etiqueta alt) Si no es así, Google considerará que nuestra imagen a pesar de los datos que tiene no está vinculada a esas palabras, sino al texto que lo rodea y se confundirá y no nos posicionará bien para ninguna palabra.

Por último es importante que la mayor parte de nuestro contenido no sean imágenes ya que, aunque sea algo muy vistoso, Google quiere siempre que haya mucho texto alrededor de las mismas. Así les da un contexto adecuado y sabe mejor de qué tratan esas imágenes.

 

Dicho esto ¡ya sabes! Usa imágenes, pero ponle fácil a Google saber qué hay en ellas.

¡Enlaza!

Internet no se entiende sin los enlaces que nos llevan de un sitio a otro de la web. Google considera que si un sitio enlaza a otros se está documentando con fuentes de referencia. Por eso es importante que nuestros textos contengan enlaces a otros sitios, a ser posible en los primeros párrafos de nuestro artículo. Si tenemos muchos artículos en nuestra web que se relacionan entre sí podemos vincularlos unos a otros para mejorar la navegabilidad de nuestra página y mejorar su posicionamiento.

Además si otros sitios web nos enlazan, Google considerará que nuestro contenido es de referencia y autoridad y lo valorará positivamente a la hora de posicionarnos en las búsquedas. Sin embargo esto es algo sobre lo que tenemos menos control.

Escribe más artículos

Por último, si quieres que Google posicione mejor tus artículos ¡escribe más! Y esto no es perogrullo, sino que si actualizas tu sitio web de forma constante, Google considera que es un sitio que está a la última y que aporta contenido valioso (si sigues nuestros consejos) de forma periódica. Así que si quieres mejorar tu posicionamiento ¡lánzate a escribir sin miedo! y trata de aportar en tus contenidos aquello que al usuario le pueda interesar.

Algunos apuntes técnicos

Sí, lo sé. Algunos cuando decíamos que no hablaríamos mucho de los aspectos técnicos habéis pensado – ¡pero dinos qué es lo que influye al menos ¿no?! – Y eso es lo que vamos a hacer ahora. No nos detendremos en las soluciones, pero sí al menos os mencionaremos algunas cosas que conviene tener en cuenta para que se posicione vuestro sitio web.

  • Velocidad de carga de la web: la velocidad a la que carga tu web es algo cada vez más importante no solo para que Google te posicione mejor, sino también para que el usuario no abandone tu sitio antes de entrar. Algo que suele ocurrir si la velocidad de carga de tu sitio es muy alta, especialmente en móviles. Puedes comprobar la velocidad de tu sitio aquí.
  • ¿Tiene tu sitio XML Sitemaps? Estos archivos son un mapa del sitio que ayuda a Google a localizar todas las páginas de tu web y tenerlas así presentes en las búsquedas.
  • ¿Son las URLs de tu web “SEO Friendly”? La URL ayuda a posicionar tus contenidos. Por eso es preferible que éstas tengan una estructura tipo “midominio.com/titulo-de-tu-articulo” a que sea del tipo “midominio.com/p=7983?”

Con este tienes suficiente de momento ¿verdad? Ahora anímate a escribir, sigue nuestros consejos y verás como conseguirás resultados según vaya pasando el tiempo.

SHARE THIS